Entradas

Mostrando las entradas de noviembre, 2006

Fugaz

¿Cuántas veces prometiste amor eterno?
Si el amor quema y pasa tan rápido
como una hoja de fuego,
¿no será una ilusión el amor verdadero?
¡La ilusión nunca muere! o ¿dura un verano?
El amor desaparece como la piedra en el pantano,
se hunde sin hacer ruido
se acaba como la muerte de un enemigo.

¿Es transitorio,
es pasar de melancolías y sonrisas agobiadas
por la rutina petulante del enjambre de almas
que gritan desaforadas por las venas del hombre?
Es desencanto
desatino
desilusión
deshonra
humillación del alma frágil
frente a la atrocidad de las armas
en pleno apogeo de las fuerzas contradictorias y
malvadas
producto de la sangre hirviente
de unos tantos animales o seres
endemoniados que persiguen al más débil
que le quitan al desposeído
que matan al desprotegido
al ciudadano enemigo
de las fúnebres calles del olvido.
Será el fluir angustiado,
presionado y oprimido
del triste poeta que busca un camino
una salida o escapatoria de este mundanal sonido
que enternece al niño y enfurece al sometido.

Políticas de Dios, d…

Ayer y hoy

Ayer jamás hubiéramos intercambiado palabras, miradas ni besos. Nunca nos hubiéramos encontrado en los pasillos, en las salas rojas ni verdes, ni el Patio Central ni en la Biblioteca General. Ayer éramos otros. Distantes, desconocidos.

Hoy nos reconocemos. Nos vimos alguna vez junto al Patio de la Virgen, al lado de los libros viejos, cerca de las voces celestiales y los instrumentos de los sueños. Quizás, sí sabíamos quiénes éramos, quiénes seríamos y en qué nos convertiríamos. Hoy ya somos estas sombras nostálgicas que caminamos juntas, uno al lado de la otra, con nuestras miradas bajas y rostros melancólicos. Hoy ya somos lo que jamás soñamos. Hoy somos lo que Dios nos permitió ser. Hoy somos marido y mujer.

5:30 horas a.m.

5:30 de la madrugada, la alarma suena monótona y estruendosamente por 30 largos segundos. Después mi mano alcanza el botón en medio de la oscuridad. Son 5 hermosos minutos extras. En fin, debo decidirme y saltar de mi cama. Reconozco que me gusta mi trabajo, pero el levantarse cada día a esa hora me está matando. Todos en casa corremos contra el tiempo, ya es hora de tomar el automóvil y acelerar en la carretera para evitar el “taco”. Todo va según lo planificado. Primera detención, me despido de mi señora. Segunda detención, me despido de mi hija. Tercera detención, llego al colegio, mi lugar de trabajo. Paso la credencial por la máquina, inicio el computador, veo mi correo electrónico. ¡Sorpresa!, 18 correos. ¡Imposible!, me llaman a reunión, las indicaciones del día. Comienza la jornada. Suena el teléfono una y otra vez. Hay un descanso de 10 minutos. Después, charla, clase, presentación, trabajo grupal, prueba, interrogación, disertación, etc. Estudiantes, preguntas, más estudiant…

Puerto Luz

Imagen

Paro

Hay paro de mineros
hay paro de médicos
de estudiantes
de profesores
de camioneros
de microbuseros
funcionarios municipales
taxistas

¡Protesto!
¡Es injusto!

¿Cuándo habrá paro de cesantes?

Mi único deseo

Mientras yo camine hacia la montaña
tú caminarás conmigo
mientras yo nade en los ríos
tú nadarás conmigo
mientras yo viaje por el mundo
tú viajarás conmigo.

Ruptura

Un joven
Una joven
Una iglesia
Una felicidad
Un hijo
Una pelea
Un dolor
Un silencio
Una soledad
Un desconcierto
Calma
Futuro
Vivir
Gracias a ti
Gracias a Dios.